Perjuicios del bloqueo en la cultura cubana

cultura cubana. Imagen tomada de Internet

Palma Soriano.- Desde los primeros años de la Revolución, Cuba ha mantenido entre sus prioridades la divulgación y promoción de la cultura como elemento indispensable para la educación y el desarrollo de la ciudadanía cubana, sin embargo, el bloqueo continúa obstaculizando el alcance del acervo cultural del país.

De manera actualizada los efectos dañinos del bloqueo sobre la cultura cubana, se pueden apreciar en el informe que anualmente publica Cuba y que corresponde al período correspondiente entre el 2017 y 2018.

Según este informe, se puede observar una reducción significativa de la presencia de músicos y profesionales de la cultura de Estados Unidos en escenarios cubanos programados por instituciones diversas. Entre los afectados figuran los estudiantes de la escuela de Berklee, Boston, quienes tenían la intención de participar en talleres con profesionales y estudiantes cubanos.

De igual manera, no hubo presencia en Cuba de artistas profesionales estadounidenses en el Tercer Encuentro de Escritores, Distribuidores y Agentes Literarios, organizado por el Instituto Cubano del Libro, en el marco de la Feria Internacional del Libro en la Habana.

En la lista de las afectaciones producidas por el bloqueo en el sector de la cultura cubana, figura además, la prohibición de que el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), obtuviese licencias necesarias de software, también se les impidió a los representantes de esta institución, asistir al evento American Film Market, uno de los más importantes que se organizan en Estados Unidos en esa esfera.

El bloqueo sigue ocasionando sensibles daños al sistema de escuelas para la enseñanza artística, en cuanto a la base material de estudio para las diferentes manifestaciones, obligando a la isla caribeña a acudir al mercado internacional, pagando precios elevados.

Ahora bien, si partimos de que hay obstáculos que pueden ser salvados por el empeño, la solidaridad y la constancia, la cultura no podrá inclinarse a la desaparición entre los pueblos, aunque persista el bloqueo. Esa es la demanda del pueblo cubano, de la comunidad internacional y en particular, de quienes admiran y se solidarizan con la causa cubana contra el bloqueo.

Nuestra cultura sigue siendo escudo protector de la nación y resulta inseparable de nuestro decursar histórico. El bloqueo no ha impedido, ni impedirá que Cuba siga transitando su propio camino y enarbolando la cultura de la que todo patriota de esta tierra se enorgullece.